Cómo sanarse a uno mismo ( sanar a otros) y descubrir la

Cómo sanarse a uno mismo ( sanar a otros) y descubrir la salud, la riqueza y la felicidad. Ho’oponopono.

Sin título-1

Cómo sanarse a uno mismo ( sanar a otros) y descubrir la salud, la riqueza y la felicidad. Ho’oponopono.

 

Aquí tienes dos formas probadas de ho’oponopono para sanarte a ti mismo (o sanar a otros) de cualquier cosa que adviertas. Recuerda que lo que ves en los demás está en tí, así que toda sanación es una autosanación. Nadie más tiene que llevar a cabo estos procesos; sólo tú. El mundo entero está en tus manos.

En primer lugar, ésta es la oración que decía Mornah y con la que ayudó a sanar a centenares –si no a miles– de personas. Es sencilla pero muy poderosa.

 

Divino Creador padre, madre e hijo en uno…Si yo, mis parientes y mis antepasados te hemos ofendido a ti, a tus parientes y a tus antepasados, de pensamiento, palabra y obra, desde el principio de nuestra creación hasta el presente, te pedimos humildemente perdón… Deja que esto limpie, purifique, libere, borre todas las memorias negativas, los bloqueos, las energías y vibraciones, y que estas energías no deseadas se transmuten en luz pura… Y ya está hecho.

 

En segundo lugar, la forma en que al doctor Hew Len le gusta sanar es decir primero  <<lo siento>> y <<por favor, perdóname>>. Dices esto para admitir que algo –sin que tú sepas qué es– se ha metido en tu sistema cuerpo-mente. No tienes ni idea de cómo llegó ahí. Pero tampoco necesitas saberlo. Si tienes exceso de peso, es que simplemente contrajiste el programa que está haciendo que seas de ese modo. Al decir <<lo siento>>, le estás expresando a la Divinidad que quieres perdón en tu interior por cualquier cosa que te haya deparado. Pero no le estás pidiendo a la Divinidad que te perdone; le estás pidiendo que te ayude a perdonarte a ti mismo.

De ahí en adelante dices <<gracias>> y <<te amo>>. Cuando dices <<gracias>>, estás expresando gratitud. Estás mostrando tu fe en que el asunto se resolverá por el bien superior de todos los implicados. El te <<amo>> transmuta la energía, que pasa de estar estancada a fluir libremente. Te reconecta con la Divinidad. Como el estado cero es de puro amor y no tiene límites, estás empezando a llegar a él al expresar tu amor.

Lo que ocurra después depende de la Divinidad. Puede que te sientas inspirado a hacer alguna cosa. Sea cual sea, hazla. Si no estás seguro de que acción debes emprender, usa este mismo método de sanación para despejar tu confusión. Cuando te aclares al respecto, sabrás que hacer.

Ésta es una versión simplificada de los principales métodos actualizados de sanación del ho’oponopono. Para comprender mejor el proceso de la Identidad Propia a través del Ho’oponopono, apuntate a un seminario.

Joe Vitale.

Dale a "Me gusta" para recibir nuestras publicaciones en facebook

Deja un comentario